FALTAN
Los Cabos B.C.S. a 23 de Diciembre de 2016

Un espectáculo entre dos mares

por
por Federico Martínez

Maratón Los Cabos
U
na de las tradiciones más añejas del maratón evoca que su meta debe encontrarse en un lugar de gran valor para la ciudad. El de Nueva York, por ejemplo, termina en Central Park y el de Berlín suele acabar en la Puerta de Branderburgo. Para quienes habitamos Los Cabos, tal como se muestra en nuestro escudo, hay un símbolo que nos identifica; el majestuoso Arco. Imponente formación rocosa que marca el fin de la tierra y la unión de dos mares. Está por demás decir que establecer la meta del Maratón Los Cabos 2017 en los confines de la tierra era una misión imposible, pero también vale mencionar que la más grande carrera de la ciudad no podía dejar de lado uno de los elementos naturales que con mayor fuerza nos une. Fue así que los organizadores del evento trazaron una ruta incomparable. En todo momento tendrás a tu lado, palmo a palmo, dos enormes océanos que envuelven a nuestro querido Arco, fiel compañero de tu aventura. El Arco es una formación rocosa escarpada ocasionada por la erosión que causan los vientos y las aguas, tanto del Pacífico como del Golfo de Cortés. Un oasis de vida en el que conviven por igual lobos marinos, aves acuáticas e infinidad de peces. Un sitio ideal para contemplar la inmensidad de la naturaleza, ya sea a través del snorkeling o el buceo, mientras disfrutas del momento en la romántica Playa del Amor. Para acceder a él podrás hacerlo mediante la renta de una embarcación (taxi acuático) o realizando el tradicional kayak. Este imponente símbolo de Los Cabos es también hogar de las más increíbles leyendas de piratas. Con suerte podrás encontrar alguno de los tesoros que los conquistadores dejaron enterrados hace ya más de quinientos años. Además, en esta época del año, el Arco te reserva un sitio privilegiado para observar un acontecimiento aún más preciado que cualquiera de los cofres que dejaron los corsarios; el nacimiento de un enorme mamífero, la ballena gris. Cetáceo que se posa ante el Arco para ver la luz por primera vez. Durante 42 kilómetros serás íntimo amigo de nuestro Arco. Contémplalo y disfrútalo tanto como nosotros lo hacemos cada día. Admira su belleza, y por sobre todo, su significado, ese que nos recuerda que somos solo una pequeña parte del infinito mundo de la naturaleza, un eslabón más de una cadena interminable de vida. Tendrás ante ti un espectáculo entre dos mares.